Título: DIABETES MELLITUS 1

Problema:

También conocida como insulino – dependiente o diabetes juvenil. Es inferior al 10% de todos los casos de diabetes. Es producida por deficiencia en la producción de insulina, por por inmuno-destrucción de las células ß del páncreas.

Objetivos terapéuticos:

1. Controlar los niveles de glucosa en sangre
2. Controlar las alteraciones metabólicas
3. Prevenir la cetoacidosis y el coma hipoglicémico
4. Prevenir las complicaciones a largo plazo

Selección del medicamento de elección:

Medicamento
Eficacia
Seguridad
Conveniencia
Costo
(Tratamiento
diario)

Insulina parenteral

+ + +
+ + +
+ + +
7.20


Medicamento de elección - condiciones de uso:

Sustancia activa:
Insulina parenteral

Presentación:

Frascos de 10 ml, con 100 unidades por mililitro.

Posología:

Todo paciente con DM1 recién diagnosticada, debe ser hospitalizado aún en ausencia de complicaciones, para enseñarle el manejo de la insulina y la dieta en forma minuciosa. Idealmente, se debe administrar insulina humana, altamente purificada.
La insulina es inactivada por las enzimas gastrointestinales y debe ser administrada por inyección; la ruta subcutánea es la mejor.

Se dispone de 3 tipos principales de preparaciones de insulina:
- De corta duración con un inicio de acción relativamente rápido, llamada soluble,
- De acción intermedia - zinc suspensión,
- De inicio lento de acción y duración prolongada - suspensión insulina cristalina zinc



Observaciones:


* La educación del paciente es esencial y debe ser reforzada en forma permanente.
* El tratamiento de este tipo de diabetes requiere de insulina durante toda la vida.
* Un período de no necesidad de insulina, puede observarse en el inicio de la enfermedad.
* Las metas de control de la glicemia son: preprandial 80 - 120 mg/dl y al acostarse 100 -140 mg/dl. La mayoría de pacientes ajustan su posología de insulina mediante mediciones de glicemia capilar.
* La glucosuria se relaciona pobremente con la glicemia, se recomienda cuando no es posible determinar la glicemia.
* El HbA1c debe obtenerse cada 3 meses; nos proporciona una idea de la glicemia en los meses precedentes. Se considera como valor normal el 7% o menos,
* Usar exclusivamente jeringuillas desechables con agujas finas para la insulina. Los sitios de inyección deben ser rotados, de preferencia muslos, nalgas y pared abdominal.
* Para dieta ver protocolo DM 2.
* Si los valores de HbA1c no se normalizan con la terapia oral dual, el próximo paso es el uso de insulina. La insulina de acción intermedia o de larga acción administrada al momento de acostarse es la primera elección, debido a la facilidad de su uso. Cuando se necesita aumentar la dosis de insulina por inyecciones de corta acción antes de las principales comidas, la sulfonilurea debe ser gradualmente suspendida, por cuanto la insulina preprandial y las sulfonilureas no funcionan bien cuando se administran en forma conjunta
* El agente hipoglicemiante más efectivo es la insulina; puede ser empleada cuando los valores de HbA1c son elevados (>8.5%). La intolerancia o incapacidad de uso de cualquiera de los agentes hipoglicemiantes orales, son indicaciones para administar insulina en cualquier momento de la diabetes tipo 2, y corrige cualquier tipo de hiperglicemia, siempre que se emplee en forma adecuada mediante monitoreo de glicemia. Cuando la HbA1c tiene valores de 1.5% sobre lo normal, la insulina o una sulfonilurea son la mejor elección.
* La combinacion de tres agentes orales (metformina, sulfonilurea y rosiglitazona) debe ser considerada cuando en forma aislada han sido inefectivos, o cuando las circunstancias impiden el uso de insulina. La combinación de 3 agentes orales es más cara que la insulina más metformina y no ha demostrado mayores beneficios.


Insulina por inhalación

* Ha sido retirada del mercado por los fabricantes.

HIPOGLICEMIA:


Es rara en la población general, sin embargo es un problema en los diabéticos bajo tratamiento. La hipoglicemia es un problema potencial para todos los pacientes que reciben insulina y el paciente debe recibir detallada información sobre la forma de evitarla. Esto incluye un apropiado ajuste del tipo y la dosis de insulina, la frecuencia de la administración junto con la adecuada proporción de las comidas.
Los episodios aislados pueden no tener importancia. Los episodios recurrentes ameritan una revisión del tratamiento y los pacientes en crisis deben recibir carbohidratos de fácil absorción por vía oral, e inclusive infusiones hipertónicas de glucosa (al 10%) por vía endovenosa, caso de ser necesario.
Los conductores de vehículos deben tener siempre disponible terrones de azúcar en su vehículo y evitar conducir si tienen demoras en su comida.



CETOACIDOSIS DIABÉTICA:

Problema:

Estado agudo caracterizado por hiperglicemia, cetonuria, acidosis metabólica, grado variable de alteración de la conciencia y desequilibrio hidroelectrolítico. Afecta a pacientes con déficit absoluto de insulina. Las prioridades del tratamiento son restituir el déficit de insulina y el equilibrio de líquidos y electrolitos. Estos pacientes deben ser referidos a un centro especializado.

Medicamento de elección:

Insulina cristalina


Dosis de carga:

10 a 15 U (0.15 U / kg de peso corporal), IV rápida.

Dosis de mantenimiento:

Infusión IV de insulina cristalina 5 a 10 U / hora (0.1 U / kg).
Si la glicemia baja a 250 mg / dl o menos, añadir dextrosa al 5% en agua y disminuir la dosis de insulina.


Duración:

En promedio 24 horas.

Precauciones:

Los niveles de la glucosa deben bajar al menos 50 mg / dl por hora y estabilizarse en 200 - 250 mg / dl , por riesgo de hipoglucemia, hipopotasemia y edema cerebral.

Instrucciones :


Inicialmente se recomienda iniciar con insulina regular por vía intravenosa a la dosis de 10 a 15 U (0.15 U / kg), seguida de una infusión IV de insulina cristalina 5 a 10 U / hora ( 0.1 U / kg), disuelta en una solución salina al 0.9%. Esto se consigue diluyendo 100 U de insulina cristalina en 500 ml de solución salina
(1 unidad por cada 5 ml) e ir ajustando la dosis de acuerdo a los niveles de glicemia que no deben bajar de 200 - 250 / dl, momento en el que está indicado administrar suero glucosado al 5% con los líquidos parenterales y ajustar el goteo según los niveles de glicemia.
El paciente debe recibir insulina NPH o lenta tan pronto normalice su glicemia y restituya la vía oral.

Efectos indeseables:

Hipoglicemia, hipokalemia, edema cerebral

Observaciones:

*Administrar solución salina isotónica 0.9%, 1000 ml a chorro durante las primeras 2 horas. 500 ml en las siguientes 2 horas. 300 ml cada hora, dependiendo de las cifras de presión arterial y presión venosa central.
* Solución de cloruro de potasio (electrosol K). Los primeros 1.000 ml de solución salina no deben contener potasio. Luego añadir 20 mEq de potasio a 1.000 ml de solución salina al 0.9%, si las cifras de kalemia son iguales o inferiores a 3.5 mEq / litro (una ampolla de electrosol K contiene 20
mEq de K).
* Monitorizar pH cada hora, administrar bicarbonato de sodio si el pH desciende a menos de 7. Cálculo del déficit de bicarbonato: HCO3 = HCO3 ideal - HCO3 real (medido) x kg peso x 0.4. Del total dar la tercera parte. Monotorizar la glicemia, potasio , sodio, bicarbonato, PCO2 y pH y las funciones vitales hasta que el paciente se estabilice completamente.En casos de severa deshidratación y hemoconcentración se usará heparina de bajo peso molecular, SC.

 

 

cursosparamedicos® - Todos los derechos reservados