Título: IRA con NEUMONÍA (bacteriana - adquirida en la comunidad)

Problema:

Infección bacteriana que puede afectar un segmento de un lóbulo pulmonar o un pulmón completo, que ocurre en un paciente alejado durante los últimos 15 días de cualquier servicio de salud. Entre las bacterias más frecuentes tenemos: Streptoccocus pneumoniae, Haemophilus influenzae, Mycoplasma pneumoniae, Chlamidea pneumoniae. Menor incidencia de virus y otras bacterias. En niños debe considerarse el factor etiológico según la edad. Recién nacidos y lactantes de 3 meses: estreptococo grupo B; de 3 meses a 5 años: Haemophilus influenzae, neumococo, estafilococo; en mayores de 5 años: neumococo.

Objetivos terapéuticos:

1. Eliminar el agente causal
2. Proveer alivio sintomático
3. Prevenir complicaciones pulmonares y sistémicas

Selección del medicamento de elección:


Medicamento
Eficacia
Seguridad
Conveniencia
Costo
(Tratamiento
diario)

Amoxicilina

+ + +
+ + +
+ + +
0.60

Eritromicina

+ + +
+ + +
+ +
1.00

En niños se debe comenzar la administración de antibióticos en forma ambulatoria, cuando presenta tos, dificultad respiratoria y taquipnea. Es mandatoria la hospitalización cuando adicionalmente presenta signos de peligro: tiraje subcostal grave, aleteo nasal, dificultad respiratoria, vomita todo lo que ingiere, presenta convulsiones, obnubilación, mal estado general, aún en ausencia de pruebas auxiliares de confirmación radiológica o bacteriana. En niños, la determinación de patógenos y su sensibilidad no tiene mayor importancia práctica, puesto que su detección en muestras de expectoración o secreción bronquial es reducida o contaminada por flora bacteriana oral. Se recomienda la detección de patógenos en hemocultivos y/o líquido pleural.

Medicamento de elección - condiciones de uso:

Sustancia activa:
Amoxicilina.

Es una penicilina semisintética de acción similar a la ampicilina. Tienen el mismo espectro de actividad, pero la amoxicilina se absorbe mejor, por tanto su concentración en plasma es más elevada que ampicilina, y se administra cada 8 horas.

Presentación:

Cápsulas 250, 500, 750 mg. Suspensión 125, 250, 500 mg / 5 ml.

Posología:

Adultos 500 mg cada ocho horas. Lactantes y niños 20 - 40 mg / kg de peso, hasta 20 kg de peso, dividida en tres dosis diarias.

Duración:

Hasta 3 días después de haber cesado los síntomas de la enfermedad. Generalmente 7 días.

Instrucciones:

Con la administración del antibiótico es importante implementar medidas para la recuperación del paciente: control de la fiebre, alimentación, hidratación, limpieza de fosas nasales. Si el paciente va a ser manejado en su domicilio es fundamental el control periódico.
El uso indiscriminado de antibióticos, puede generar el desarrollo de resistencia bacteriana.

Precauciones:

Para administración parenteral se emplea ampicilina. La sustancia activa mantiene su actividad hasta ocho horas después de reconstituida en solución salina al 0.9% a 25°C, hasta 24 horas a 5°C y hasta una hora después de reconstituida en solución dextrosada, a temperaturas inferiores a 25°C. La solución oral reconstituida puede conservarse hasta por una semana. No se debe administrar a pacientes alérgicos a la penicilina. Administrar con cuidado en mononucleosis infecciosa.

Efectos indeseables:

Reacciones alérgicas, generalmente de tipo cutáneo. Excepcionalmente reacciones anafilácticas graves. Ocasionalmente trastornos gastrointestinales como diarrea, náusea y vómito.

Observaciones:

* El riesgo de adquirir la enfermedad aumenta considerablemente a partir de los 50 años de edad, en recién nacidos, lactantes, EPOC, inmunosupresión o tabaquismo.
* En pacientes jóvenes y adultos la presencia de Mycoplasma pneumoniae o Chlamydia, pueden requerir el empleo de antibióticos macrólidos, en particular eritromicina, o azitromicina cuando sea posible por el costo elevado.
* En recién nacidos se recomienda asociar gentamicina + ampicilina por vía parenteral.
* Los pacientes de bajo riesgo que no requieren hospitalización deben ser tratados con antibióticos orales.