Título: PREMATUREZ

Problema:


Recién nacido (RN) cuya edad gestacional es inferior a las 37 semanas y peso al nacer inferior a 2500 g. Se considera como prematurez extrema a RN con menos de 31 semanas de gestación; moderada de 32 a 34 semanas y leve de 35 a 36 semanas.

Objetivos terapéuticos:

1. Mantener el equilibrio hidroelectrolítico
2. Evitar el enfriamiento
3. Prevenir complicaciones metabólicas y respiratorias

Tratamiento no farmacológico:

Todo prematuro debe ser colocado en incubadora, en decúbito prono o lateral derecho, manteniendo una temperatura cutáneo abdominal de 36°C o rectal de 37°C. Se debe aislarlo de las variaciones térmicas ambientales y mantenerlo bajo visión directa. El grado de humedad será proporcional a la prematuridad (del 40 al 60%). Los controles de la incubadora son automáticos. El prematuro requiere mayor temperatura mientras sea de menor peso.

Selección del medicamento de elección:

Medicamento
Eficacia
Seguridad
Conveniencia
Costo
(Tratamiento
diario)

Hidratación parenteral

+ + +
+ + +
+ + +
4.00



Medicamento de elección - condiciones de uso:

Sustancia activa:
Dextrosa al 5% o 10% en agua (dextrosa 50 o 100 g, agua 1.000 ml).

Presentación:

Frascos de 500 y 1.000 ml al 5 - 10%.

Posología:

Administrar la solución glucosada al 5 -10% calculando un aporte de glucosa de 4 a 8 mg / kg /minuto.
Hidratación parenteral (cálculos para el aporte de líquidos durante el primer día de vida):
aporte basal 60 ml / kg / día, aumentar aporte de líquidos en:
+ 40ml / kg / día para RN <1000 g
+ 20ml / kg / día para RN de 1000 a 1500 g
+ 20ml / kg / día por fototerapia.
Los líquidos parenterales deben descontinuarse progresivamente para evitar una hipoglicemia reactiva.
Administrar concentrado de glóbulos rojos IV. 10 mL/kg para mantener hematocrito al 40%, al menos durante las primeras dos semanas de vida.


Instrucciones:

Los líquidos parenterales deben descontinuarse progresivamente para evitar una hipoglicemia reactiva.
Concentrado de glóbulos rojos IV. 10 mL/kg para mantener hematocrito al 40%, al menos durante las primeras dos semanas de vida.
Estimulación física frecuente, en particular masajes en las plantas de los pies

El aporte calórico mínimo para mantenimiento es de 60 a 75 calorías / kg / día. 50 el primer día, con aumento progresivo hasta 120 quilocalorías / día.

Precauciones:

Es mejor mantener restringidos los líquidos, sin aporte de electrolítos durante las primeras 48 horas de vida. Para el cálculo posterior de líquidos debemos tomar en cuenta la variación del peso corporal, los ingresos y egresos de las últimas 24 horas.

Efectos indeseables:

Flebitis
Persistencia del conducto arterioso, edema agudo de pulmón, hemorragia intracraneana por sobrehidratación
Hiperglicemia
Desequilibrio hidroelectrolítico

Observaciones:


* El manejo del prematuro debe realizarse en una unidad especializada, de preferencia.
* Un adecuado control prenatal y la transferencia materna oportuna, contribuyen a la detección de riesgos y disminuyen la incidencia de prematurez y sus complicaciones.
* Evitar el enfriamiento.
* Para transporte del recién nacido en condiciones precarias, puede recurrirse al “ plan canguro” .

Balance de líquidos
Los niños que no reciben una adecuada alimentación enteral pueden recibir líquidos intravenosos para la provisión adecuada de líquidos, electrolítos y calorías.
Los recién nacidos difieren de otros grupos de edad por su elevada tasa metabólica y requerimientos de agua y la limitada excreción de sodio. 5 a 10% de pérdida de peso puede ocurrir en el infante a término durante los primeros siete días de vida, estas pérdidas son elevadas por la prematurez, bajo peso al nacer, taquipnea, fiebre y el uso de calor radiante. Estos factores son aditivos y pueden elevar los requerimientos de líquidos hasta tres veces las necesidades basales.

Volumen inicial en recién nacidos de líquidos intravenosos por peso y días de edad.
Debido a que los recién nacidos generalmente no necesitan reemplazo de electrolitos durante el primer día de vida, la hidratación inicial parenteral puede hacerse con dextrosa al 10% en agua. Los infantes de bajo peso al nacer, los prematuros y los hijos de diabéticas pueden requerir la administración de glucosa con una frecuencia superior.
La administración de electrolitos puede iniciarse durante el segundo día de vida, con sodio a dosis de 1 a 4 mEq/kg/día y potasio en dosis de 1 a 4 mEq/kg/día (solamente después de haberse establecido la eliminacion urinaria.
Los niveles de calcio serico pueden ser medidos especialmente en recién nacidos de muy bajo peso al nacer y muy enfermos y puede ser administrado calcio gluconato 2 a 3 mEq por kilo/día.
La nutrición parenteral incluyendo aminoácidos y lípidos, debe ser considerada para recién nacidos cuya ingesta oral es inferior a 50 kcal por día, durante más de 48 horas.

Razones para retirar la alimentación oral en recién nacidos
* Recién nacidos con asfixia prolongada (hipoxia, acidosis metabólica, hipercapnea), hipotensión y y bajo Apgar (5 o menos) a los cinco minutos.
* Recién nacidos con dificultad respiratoria (tasa respiratoria de más de 60 inspiraciones por minuto, aleteo nasal o tiraje).
* Recién nacidos con depresión neurológica importante, distensión abdominal, ausencia de defecación durante las primeras 24 horas de edad y signos de sepsis severa.

Cuidados en el recién nacido enfermo
La ingesta calórica, de líquidos y el suplemento de minerales deben ser suficientes para el óptimo crecimiento sin lesionar el frágil intestino del recién nacido. La alimentación debe comenzar tan pronto como sea posible, inclusive en los prematuros, empleando de preferencia la alimentación materna.
Los recién nacidos que tienen problemas para alimentarse o que tienen menos de 32 semanas de edad gestacional, pueden tener un incipiente reflejo de succión, estos niños deben alimentarse usando un tubo nasogástrico u orogástrico. El volumen y frecuencia de la alimentación debe aumentarse en forma progresiva para evitar disturbios gastrointestinales.


cursosparamedicos® - Todos los derechos reservados